Libertad Religiosa - Noticias de 2007

Más de un mes sin noticias del obispo de Zhouzhi, retenido por autoridades chinas

el . Publicado en Noticias de 2007

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Monseñor Wu Qinjing, obispo de la ciudad china de Zhouzhi, lleva un mes en manos de la policía y de la «Asociación Patriótica» (AP) sometido a sesiones de «reeducación» en lugar desconocido. El Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME), a través de su agencia AsiaNews.it, ha denunciado la situación que padece en estos momentos el obispo católico «oficial» monseñor Martino Wu Qinjing. Fuentes locales afirman que el prelado fue sacado a la fuerza de su iglesia el pasado 17 de marzo de 2007; desde entonces se desconoce su paradero. Es probable que se encuentre en aislamiento en Lintong o Xian, donde es sometido a «sesiones de estudio». Le está prohibido todo contacto con sus sacerdotes y sus fieles.

El gobierno chino permite la práctica religiosa católica en su país sólo con personal reconocido y en lugares registrados ante la Oficina de Asuntos Religiosos y bajo el control de la «Asociación Patriótica», cuyo estatuto recoge la creación de una Iglesia nacional desgajada de la Santa Sede. De ahí que en el país se manifiesten diferencias entre una Iglesia «oficial» o «patriótica» y los fieles que tratan de salirse del citado control para ponerse en obediencia directa del Papa, formando la Iglesia «no oficial» o «clandestina». Monseñor Zhouzhi, actualmente desaparecido, es obispo «oficial», pero cuenta con la aprobación de la Santa Sede.

Monseñor Wu Qinjing fue consagrado como Obispo en 2005 por el difunto arzobispo de Xian, monseñor Antonio Li Duan. Para la «Asociación Patriótica», la ordenación de monseñor Wu Qingjing es ilegal porque tuvo lugar bajo el control de «fuerzas extranjeras». Realmente la «Asociación Patriótica» rechaza al prelado porque tenía preparado otro candidato más adecuado a sus intereses, según la agencia de PIME.

Un documento del gobierno local, fechado el pasado 9 de marzo, afirma que «Wu Qinjing no debe presidir los asuntos de la Iglesia como obispo y no debe interferir con la organización de la diócesis». Igualmente expone que el gobierno local «está educando» al obispo Wu desde el pasado mayo, pero que él «sigue llevando adelante actividades religiosas ilegales».

Ya el pasado septiembre el prelado fue secuestrado algunos días porque «se había atrevido» a celebrar una misa mostrando su condición episcopal. Sus celebraciones han sido continuamente molestadas.

El documento al que alude AsiaNews.it exige que los fieles «tracen una línea divisoria» entre ellos y el prelado. Pero los fieles de Zhouzhi -unos 60 mil- aprecian a monseñor Wu, considerado como un obispo dedicado y muy preparado, y están buscando vías para liberarle y devolverle al frente de su diócesis.

Comentó un sacerdote de esta diócesis a la agencia del PIME que el día de Pascua se leyó en todas las iglesias un mensaje que el obispo prisionero logró transmitir. En él se dirige a sus «amados católicos» pidiéndoles que recen por su puesta en libertad precisamente en el tiempo en que se conmemora la muerte y resurrección de Jesucristo.

Video destacado

Libertad Religiosa en la Web - Avisos legales